Un ingeniero para apagar el incendio socialista


Quiso ser poeta, pero acabó siendo ingeniero de Minas. En la contradicción entre los versos y los algoritmos, Javier Fernández (Mieres 1948) optó por un futuro realista, ahogó su faceta bohemia y la arrinconó en nombre de la responsabilidad: una línea que ha guiado sus pasos. La misma responsabilidad que le llevó en el año 2000 a dirigir a los socialistas asturianos, que le condujo a la presidencia del Principado en el 2012 y que le sitúa ahora a las puertas de presidir una gestora que es aún una incógnita, pero que tendrá la misión de pacificar un partido en llamas.

Publícalo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *