«

»

Los residuos orgánicos humanos facilitan la restauración de suelos degradados por la minería


Un equipo de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA), centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en Almería, ha comprobado a través de un estudio de campo de varios años en una cantera de roca calcárea, que los suelos degradados por la actividad minera pueden mejorar la infiltración y reducir su erosión hídrica con la aplicación de enmiendas conformadas por residuos orgánicos provenientes de la actividad humana.