«

»

A las cuencas siempre les quedará la postminería


Los pozos cerrados requieren vigilancia «de por vida», de la cual se encargan una treintena de trabajadores de Hunosa. Las alternativas para compensar los «costes eternos» que ocasionan las explotaciones cerradas serían la biomasa y la geotermia