«

»

Modelos de descarga de aguas subterráneas al Mar Menor nada fiables

Con la llegada de las aguas del Trasvase Tajo-Segura (1979-1980, según sectores) y, como consecuencia del ranurado excesivo e inadecuado de las tuberías de los sondeos y de la existencia de sistemas de riego de poca efectividad, se ha venido produciendo una infiltración de los excedentes de regadío y un ascenso del nivel piezométrico en todos los acuíferos, pero sobre todo en el del Cuaternario.