«

»

La solución al cambio climático está bajo tus pies


En los últimos años se han desarrollado proyectos que capturan los gases dañinos antes de que estos se liberen a la atmósfera. Estos procedimientos se conocen como captura y almacenamiento de carbono o CCS (por sus siglas en inglés carbon capture and storage). Prácticamente, la CCS es una técnica para retirar dióxido de carbono de la atmósfera y evitar que llegue a ella.