«

»

Los pozos ilegales nos roban el agua

La mitad del agua bombeada de los acuíferos se extrae al margen de la legalidad. Mientras, la Administración responsable de su control no ofrece datos públicos, no es transparente con este asunto, ni tampoco utiliza los mecanismos para atajar el problema desde la raíz.