«

»

Energía tiene un agujero de 3.000 millones para desmantelar las centrales nucleares.


Un fallo de previsión hace que a la empresa pública Enresa no le basten los 5.000 millones acumulados desde 1985. Energía quiere cargarlo a las eléctricas y estas, al erario público.