«

»

¿Política energética o energía al servicio de la política?


Resulta sorprendente que el Gobierno impulse un real decreto para impedir el cierre de centrales
El último cálculo del ministro es que el cierre del carbón costaría al consumidor 2,5 euros al año