«

»

La Justicia abre paso al «#fracking» frente a la presión política y ecologista

La utilización del «fracking» para la extracción de hidrocarburos (gas o petróleo) —una técnica que consiste en la inyección de agua a alta presión en la roca para liberar el gas atrapado a unos tres mil metros de profundidad— ha encontrado un aliado inesperado en la Justicia. Un gran apoyo para el Gobierno de Mariano Rajoy y para las empresas que quieren realizar esta actividad, frente a una doble presión. Por un lado, la que ejercen gobiernos autonómicos y locales, que han intentado legislar, en contra de la normativa estatal, poniendo obstáculos a esta técnica para la obtención de energía a menor precio y que permita una menor dependencia del exterior. Y por otro, la de los ecologistas, que denuncian los perjuicios que, a su juicio, tiene para el medio ambiente. En su lucha, han recurrido los permisos de investigación que se han concedido a algunas empresas.